Jóvenes, fe y discernimiento: ecos del Sínodo 2018