Los santos son los verdaderos portadores de luz en la historia